Entrada destacada

Bienvenid@ a 'Bajo el haz de la Luna'.

La temática de este blog es la poesía. En él traduciré poemas de la lengua inglesa a la española (inéditos salvo alguna excepción) de autor...

viernes, 18 de agosto de 2017

Traducción del poema 'Omnipotence' de Olaf Stapledon

Versión de 1914 y de 1924.


OMNIPOTENCE


1914

Llegué a un espacio abierto bajo las estrellas. La ciudad yacía debajo de mí,
y su sonido fue acallado.
Vi a los anfitriones del cielo cumplir con su deber 
al principio. La ciudad también fue ordenada al principio.
Miré a la lejanía, más allá de las estrellas. Escuché una brisa
de la tierra susurrar entre los pastos.
Y un gran miedo cayó sobre mí desde los cielos, a causa de
la majestuosidad de Dios.
"¿Debería llamarte justo o injusto? Tú eres poderoso, y yo 
soy muy pequeño.
Estoy harto de mí por ser tan pequeño. Soy despreciable
a mis propios ojos porque tú has fijado mi porvenir.
¿Por qué has mancillado tu pequeña tierra con la fiebre de la vida?
¿Por qué has hecho que un enjambre de hombres se preocupen por ella?
Tú has hecho del cielo tu juguete. Tú has roto el corazón
del hombre como uno."—dije.
Mi espíritu se secó dentro de mí. Me senté sin meditar.


1924

Llegué a un espacio abierto bajo las estrellas.
La ciudad yacía debajo de mí, adormecida.
Vi a los anfitriones del cielo cumplir con su deber;
La ciudad también vivió como fue ordenado.
Miré más allá de las estrellas;
Escuché los aires susurrar entre los pastos.
El miedo cayó sobre mí desde el cielo,
y el odio del Tirano.
¿Debería llamarle justo o injusto?
Él es grande; Yo pequeño.
Estoy cansado de mí y de mi debilidad, porque él
ya fijó mi porvenir.
¿Por qué él mancilló esta pequeña tierra
con vida?
¿Por qué él ha hecho que un enjambre de hombres
se preocupen por ella?
Los cielos son su juguete,
y él rompe el corazón del hombre como uno.




Autor del poema: Olaf Stapledon
Traductor: A. M. Suau.

sábado, 12 de agosto de 2017

Traducción del poema 'The Blindness of Orion' de Clark Ashton Smith


LA CEGUERA DE ORIÓN

Tan ciego Orión, a tientas al alba
con los ojos posados donde siempre reina
la carga infinita y el suspenso de la noche,
había escalado la larga y vasta cordillera
guiado por los Ciclopes. Por oscuros barrancos 
antes del alba repletos de silentes pinos
y abundantes subidas o bajadas nevadas,
puras como el mármol del Pentélico para 
las huellas de luz rosada, que aún yacían
muy atrás ahogadas en purpúreos estancos.
Llegando hasta el mismísimo umbral de los Cielos,
escucharon las ascendentes águilas aclamar al sol
alrededor del abandonado trono de Fósforo,
hasta el haz de coloridas luces del amanecer.
El fulgor alcanzó a los Ciclopes, y se detuvo, 
y sobre su etérea gloria se extendió para despertar
los colores de ensueño en la nube,
para otorgar al mar su verde inmemorial,
y para bañar las imponentes ciudades en oro
a lo largo y ancho del horizonte.


Entonces, por fin,
en la oscuridad de Orión a tientas entre estrellas,
desde tierra firme, las fuentes apolíneas,
volvieron a ganar fiereza, poder y privilegio
una vez más sobre la luz, y pudo recibir
a sus sietes ministros, incluso en un coloquio con
los remotos rayos estelares, y tomó el diezmo
de la belleza aún ofrecido por siluetas e imágenes
terrenas—por formas de flores y estatuas y mujeres
bailando; de laureles jóvenes, de viejos olivos tortuosos;
el mediodía conforma los promontorios y las nubes;
los lagos que se curvan en el amaranto anochecer
en medio de la puesta de sol: y los mares y ríos
presos del oleaje o de corrientes serpentinas
dividiendo varias veces sus orillas proteicas.


Autor del poema: Clark Ashton Smith.
Fecha de publicación original: 1948.
Traductor: A. M. Suau.

sábado, 5 de agosto de 2017

Traducción del poema 'The Ancient Quest' de Clark Ashton Smith


LA ANTIGUA BÚSQUEDA 

Oh, estrellas gigantes, nacidas en luz eterna,
Oh, llamas aladas esparcidas en el vacío,
como terribles profetas de un Dios desconocido,
¡imponéis la ley con luz!

Si nuestros ojos pudieran ver y comprender,
vuestras incontables llamaradas como un lenguaje claro
que nos dijera que todo lo que buscamos fue en vano;
La búsqueda habría terminado.

¡Oh, mundos más jóvenes, cuyas incansables alas 
se elevan con ansia hacia la pura y desnuda profundidad!
¡Oh, mundos marchitos que se deslizan oscuramente
en órbitas ahogadas por la noche!

Quizá desfallezcáis en la incesante oscuridad
que envuelve la imperecedera Verdad que no hallaréis;
Quizá para vosotros los flamantes soles están ciegos,
y la luz no puede iluminar.

Pues la Vida cuyos ojos ambiciosos de Dios viesen
la verdad sublime del manifiesto estelar,
deberán contemplar con mirada inmutable como el Tiempo,
se extiende hasta la Infinidad.

Autor del poema: Clark Ashton Smith.
Fecha de publicación original: 1975 (póstumo).
Traductor: A. M. Suau.